Follow by Email

viernes, 20 de julio de 2012

Bienvenida soledad... porque el vacío nos llena


Bienvenida sea la soledad. La soledad nos acompaña siempre, sólo que nos gusta esquivarla buscando a otras personas. Siempre está ahí, pero pocas veces la buscamos para aprender de ella.

No podremos estar tranquilos jamás hasta que podamos estar solos y en paz con nosotros mismos en soledad. Nunca seremos libres si no nos libramos de las cadenas de búsqueda de atención y consuelo externas.

No hablo de olvidar a los demás o repudiar su compañía, hablo de fortalecerse día a día para ser mejor persona, para crecer sobre nuestras propias limitaciones, para liberarnos de las cadenas que  están lastrando nuestra evolución.

En un camino muy duro y debe hacerse en soledad. Porque siempre estamos solos. Nacemos solos, crecemos solos, vivimos solos y nos morimos solos. Solos ante nuestra experiencia interna, ante nuestra construcción de este mundo en el que nos ha tocado vivir.